top of page

Ensalada de judías verdes, rúcula, anchoas, queso y almendras crujientes




Dificultad: fácil / Tiempo de preparación: 20 min / Raciones: 1 ración individual

Seguimos con las ensaladas para ir preparando nuestro recetario de verano. Muy popular como guarnición en las barbacoas de verano en Europa, las judías verdes también protagonizan platos la mar de completos que nos pueden solucionar multitud de comidas y cenas. Una colorida ensalada de judías verdes, ya sean redondas o planas, es un lienzo en blanco para añadir casi lo que se nos ocurra. El punto de cocción de la judía puede ajustar al gusto, aunque a nosotros nos gusta que conserven un toque crujiente que hará que, además, se conserven mejor durante más días en la nevera. La rúcula, con su ligero amargor, aporta volumen y frescor, que queda bien equilibrado con la jugosidad dulzona del pimiento asado y la explosión hidratante de unos cherrys bien tersos y dulces. Las anchoas suman proteínas y calcio, mientras que los rabanitos contribuyen a dar otro toque crujiente, sumado al de las almendras, agregando un poco de condimentos queda perfecta. Información nutricional Calorías 612 kcal

Proteínas 48 g

Carbohidratos 30g Grasas 36,6g Para esta receta necesitas los siguientes ingredientes:

20 g de Almendras.

40 g de Rábanos.

30 g de Aceitunas verdes.

3 g de Tomillo.

30 g de Limón.

101 g de Anchoas en aceite.

3 g de Pimienta negra.

40 g de Pimiento.

30 g de Rúcula.

151 g de Judías verdes.

71 g de Tomate cherry.

40 g de Queso de cabra semicurado. ¿Cómo lo preparo?

1-Preparar las judías verdes lavándolas suavemente con agua. Cocerlas en agua hirviendo con un poco de sal o al vapor entre 10-15 minutos. Escurrir y enfriar rápidamente, mejor en agua helada.

2-Escurrir de nuevo y reservar. Lavar los rabanitos y tomates cherry si fuera necesario; laminar los primeros y cortar por la mitad o en cuartos los segundos. Cortar en tiras el pimiento y escurrir las aceitunas y las anchoas, que se pueden trocear o picar. 

3-Tostar las almendras ligeramente en una sartén sin engrasar. Cortar en cubitos el queso sin corteza. Montar la ensalada mezclando todos los ingredientes suavemente; aliñar con aceite de oliva, ralladura y zumo de limón, un poco de vinagre -opcional-, sal y pimienta negra. Aderezar con hierbas provenzales frescas o secas al gusto.


¿Cómo acompañar esta receta? Completa y saciante, esta ensalada de judías verdes bien puede ser un plato único de almuerzo o cena, con raciones según las necesidades, para tomar fría o templada. Sí recomendamos aliñarla solo antes de servir, en caso de dejarla reposando en la nevera, pues la rúcula y las almendras podrían reblandecerse demasiado. Como primer plato funcionaría muy bien, o también de guarnición. Si te gustan las ensaladas debes probar la ensalada de canónigos y pavo con salsa de yogur y ensalada templada de judías verdes con patata, maíz y atún. Opinión de nuestro Expert Nutricional


Las judías verdes son excelentes nuticionalmente, aportan muchos nutrientes, vitaminas y minerales de gran valor medicinal para nuestro organismo. En la actualidad, en nuestros mercados, encontramos principalmente dos variedades: las planas, de sabor más intenso, y las finas y redondas, de sabor más suave.

Incluirlas en nuestros menús nos aportará múltiples beneficios para nuestro organismo, ya que son un alimento nutritivo, rico en agua y de bajo aporte calórico. Por todas sus propiedades, recomendamos su consumo.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


Transforma tu vida y siéntete mejor que nunca desde hoy mismo.

bottom of page