top of page

Pechugas de pollo con quinoa y brócoli a la naranja, una verdadera delicia




Dificultad: fácil / Tiempo de preparación: 40 min / Raciones: 1 ración individual



Hoy vamos con esta propuesta que te encantara. Tendremos todos los nutrientes en un plato completo y saludable que no requiere complicarse mucho en la cocina. De a poco irá comenzando la temporada primavera-verano y ya hay que tener ensaladas en nuestro recetario.

Podríamos aprovechar sobras de pollo y de quinoa de otros platos, pero en este caso queríamos reivindicar que merece la pena dedicar un rato a cocinarlos desde cero para preparar una comida o cena sabrosa y nutritiva. Las pechugas queden más jugosas al añadir zumo de naranja. Si no eres fan de la quínoa, puedes utilizar arroz integral, cus cus, trigo brugol u otro cereal integral. Y si no te apetece el pollo lo puedes sustituir por pavo, todo tiene reemplazo. ¡A tomar nota!



Información nutricional


Calorías 500 kcal


Proteínas 42,6 g


Carbohidratos 51,4g


Grasas 14,9g




Para esta receta necesitas los siguientes ingredientes:


  1. 10 g de Aceite de oliva.

  2. 100 g de Brécol.

  3. 150 g de Pollo - pechuga.

  4. 150 g de Naranjas.

  5. 40 g de Quinoa real en grano.

  6. 3 g de Pimienta negra.

  7. 3 g de Ajo.



¿Cómo lo preparo?


1-Precalentar el horno. Secar las pechugas con papel de cocina, retirar posibles restos de grasa, piel o telillas, y salpimentar generosamente.

2-Cocinar a la plancha o sartén de hierro apta para el horno marcándose por ambos lados, presionando con la espátula para dorarlas bien.

3-Llevar directamente la sartén al horno o trasladar a una fuente refractaria. Las pechugas deberían tardar unos 30 minutos en cocinarse a esta baja temperatura.

4-Mientras tanto, enjuagar bien la quinoa y poner a cocer en 250 ml de agua con el ajo troceado, hierbas a elección y una pizca de sal. Cuando llegue a ebullición, tapar con tapadera o papel de horno, bajar el fuego y dejar cocer suavemente unos 20-25 minutos.

5- Comprobar el punto de cocción y remover con un tenedor; retirar los aromáticos y aderezar con la ralladura fina de la naranja y un chorrito de aceite. Reservar caliente. Cocer el brócoli lavado y troceado al vapor o en microondas durante unos 8-10 minutos, dejándolo ligeramente crujiente o al gusto.

6-Retirar el pollo de la sartén y llevar esta al fuego de nuevo para desglasar los jugos con el zumo de la naranja, dejando que reduzca. Repartir la quinoa en platos, las pechugas fileteadas y el brócoli, regando la carne con la salsa de naranja


¿Cómo acompañar esta receta?

Un plato muy completo que no necesita nada más, si acaso algo de fruta o un yogur de postre. Dependiendo de nuestras necesidades podemos servir raciones más o menos abundantes, llenando más el plato con quinoa o con vegetales. Si se hace para llevar o con antelación, mejor aliñarla en el último momento.


Opinión de nuestro expert en nutrición

El pollo es una carne muy magra perfecta para incorporar a tu alimentación. Así mismo, es una carne de muy fácil digestión y es bien tolerado por quienes sufren de trastornos digestivos ya que su tejido conectivo es fácil de desintegrar. Con una cereal súper nutritivo como es la quínoa, permite que esta receta sea súper liviana para consumir. El resto de vegetales aportan muchas vitaminas, minerales, y fibra. Junto a la proteína del pollo te dará mucha saciedad!

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

留言


Transforma tu vida y siéntete mejor que nunca desde hoy mismo.

bottom of page